Banner
Cirugía Vaginal Reconstructiva
Escrito por Miguel Velázquez Villanueva MD - Centro Ginecológico y Laparoscopia Avanzada   
Miércoles 01 de Marzo de 2017 19:07

La cirugía vaginal reconstructiva tuvo sus principios en la primera década del siglo 20. Las primeras cirugías vaginales reconstructivas se realizaron con el propósito de corregir defectos de descenso o prolapso de las estructuras pélvicas como vagina, útero (matriz), vejiga e intestino.

A través de años los cirujanos ginecológicos reconstructivos se encontraron con el reto de que estos desordenes eran mucho más comunes de lo que se pensaba y que no se había desarrollado técnicas efectivas para la reconstrucción de estas estructuras.

Además, se percataron que había defectos relacionados con herencias genéticas, desordenes de nacimiento, costumbres culturales y hasta causados por procedimientos quirúrgicas llevados a cabo con el propósito de corregir estas condiciones. No es hasta aproximadamente 20 años atrás que se identifico la necesidad de crear una rama especifica dentro de la ginecología que se dedicara a estudiar, investigar y perfeccionar procedimientos quirúrgicos para corregir desordenes funcionales y estructurales del canal vaginal y órganos pélvicos.

Finalmente, se reconoce la medicina pélvica reconstructiva o cirugía pélvica reconstructiva como área de la ginecología destinada a tratar condiciones de descensos pélvicos, defectos anatómicos vaginales como: deformaciones de los labios, clítoris, introito (entrada vaginal), perineo (espacio entre vagina y ano), canal vaginal.

Esta rama de la ginecología reconstructiva conlleva entrenamiento adicional que puede variar entre 1-3 años de estudios postgraduados. Durante el entrenamiento se concentra en conocer a fondo la anatomía y funcionamiento normal del área pélvica y estructuras asociados. Además conlleva un entrenamiento quirúrgico específico en desarrollar técnicas que permitan corregir los defectos vaginales pélvicos para lograr una apariencia y funcionamiento más normal.

Los defectos pélvicos y vaginales son mucho más comunes de lo aparente ya que muchas mujeres por temor o vergüenza no expresan sus preocupaciones. Un estudio llevado a cabo en Estados Unidos revelo que aproximadamente un 40% de las mujeres sexualmente activas experimentan algún tipo de disfunción o deficiencias en las relaciones íntimas, muchas de estas causadas por desordenes de relajación del músculo pélvico y/o defectos del área vaginal.

Las condiciones que afectan las estructuras pélvicas y vaginales se pudieran clasificar en congénito (de nacimiento), genéticos (defectos de cromosomas); adquiridos e iatrogénicos (causados por procedimientos anteriores). Dentro de los defectos congénitos y genéticos se encuentran las genitales ambiguas. Estas personas sufren de condiciones las cuales pudieran tener desarrollo parcial o completo de estructuras femeninas y masculinas.

Otra causa congénita es la hiperplasia adrenal, la cual afecta la cantidad de hormona masculina producida en la mujer interfiriendo con el tamaño y desarrollo del área del clítoris. En algunos casos pudiera producir clitoromegalia, aumento en tamaño del área del clítoris o el “clitoral hood”, prepucio del clítoris.

Por otra parte las condiciones más prevalecientes son las adquiridas e iatrogénicas. Según los últimos datos estadísticos aproximadamente un 60% de las mujeres tendrán una intervención quirúrgica relacionadas a descenso pélvico y relajación de la musculatura vaginal , como resultado de los defectos hormonales del embarazo, deterioro de los músculos vaginales, condiciones medicas (diabetes, asma, hipertensión, estreñimiento), fuerzas excesivas que pueden causar aumento en tamaño y relajación de la labia externa, relajación del canal vaginal y aumento en el calibre de la entrada vaginal, aumento deposito de grasa en la vulva y área superior del pubis y oscurecimiento o manchas área vaginal.

El cirujano vaginal reconstructivo está capacitado para poder ayudar a mejorar los defectos mencionados utilizando varias técnicas quirúrgicas y no quirúrgicas para restaurar la función y autoestima de las mujeres que sufren estas condiciones. Algunos de los procedimientos quirúrgicos mas comunes para corregir defectos del área pélvica y vaginal son los siguientes:

Vaginoplastia: este procedimiento abarca muchas áreas de corrección quirúrgica, por ejemplo, corregir el diámetro interno de la vagina y de la entrada vaginal (introito) para aumentar la sensación durante la intimidad, mejorar el tamaño, entrada y profundidad vaginal causada por estrechez.

Labioplastia: corregir tamaño, forma y apariencia de las labia mayora o minora ya sea por estiramiento o aumento de tamaño.

Himenoplastia: reconstrucción del área interna de la entrada vaginal donde se encuentra el himen.
Clitoroplastia y Clitoropexia: corrección en posición, tamaño y proyección del área del clítoris y “clitoral hood”, prepucio.

Perineoplastia: reconstrucción área de músculos del perineo (área entre vagina y ano) ya sea por resultados de los embarazos, partos, cirugías previas o condiciones de la piel que pronuncian pliegues del área.

La mayoría de los procedimientos llevados a cabo por el cirujano vaginal reconstructivo son ambulatorios y mínimamente invasivos. Usualmente la recuperación es relativamente corta, el dolor post operatorio es controlado por antiinflamatorios y las complicaciones son mínimas. No obstante es importante recordar que cualquier procedimiento quirúrgico puede tener complicaciones o resultados menos satisfactorios de lo esperado, por lo tanto dialogue e infórmese con su cirujano antes de realizar una cirugía vaginal reconstructiva.

Información para pronta apertura en Hospital Menonita de Aibonito 787-505-4953

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions