Banner
De lo fácil a lo difícil
Escrito por “Pablin" Centeno   
Miércoles 01 de Marzo de 2017 16:56

El refrán de moda entre los analistas de la calle, los de la radio, televisión y prensa, es que toda situación o problema, por difícil que sea, tiene una salida bien fácil de resolver.  Si el problema, como ejemplo, es el resolver el asunto de la carretera #167 de Comerío a Bayamón enseguida los más que saben dicen que es una solución “bien fácil” invertir $15 millones, eliminar el talud, y construir dos carriles.

Si se trata de la Junta de Control Fiscal el nuevo presidente José Carrión III le ha pedido a los puertorriqueños “tengan paciencia con el grupo fiscal, que intentará hacerse cargo del futuro económico de Puerto Rico hasta que su gobierno apruebe cuatro presupuestos equilibrados corridos”.  ¡Que mamey!  ¿A cuenta de qué?  A cuenta de botar empleados, estrangular la universidad, bajar pensiones, subir impuestos, asunto difícil de llevar a la práctica.

Si trasladamos nuestro tema al problema del estatus resulta fácil para los independentistas, estadolibristas y estadistas teorizar sobre su preferencia ideo-lógica argumentando sobre sus bondades y ocultando las desventajas.

Según el ex gobernador Romero Barceló con la estadidad recibimos un montón de millones adicionales, sin embargo, no se habla de la pérdida de nuestra identidad como pueblo y del pago de millones en arbitrios y contribuciones adicionales.

El liderato independentista, por otro lado, sostiene su verdad patriótica, pero se mantiene mudo a la hora de hablar de cómo se resuelve el problema de la cancelación de beneficios federales de los cuales dependen miles de familias boricuas. Y los del ELA no saben cómo definir lo mejor de dos mundos ante la jugada que le hicieron los que una vez la defendieron en Naciones Unidas.

En teoría todos los problemas o situaciones de Puerto Rico pueden tener solución.  El verdadero problema son los resultados y efectos de la toma de decisiones, a la carrera, provocando que el remedio sea peor que la enfermedad. Puede la Junta Fiscal provocar un cuadre, a machete, de nuestro presupuesto disminuyendo partidas de gasto y aumentando ingresos imponiendo nuevos arbitrios, para pagar a los bonistas. ¿A qué costo? ¿A consecuencia de que el pueblo pase hambre, afecten los servicios de salud, educación, seguridad y abarroten las filas del desempleo?

La parte difícil en la toma de decisiones en el gobierno, para ajustar el presupuesto funcional de Puerto Rico a corto plazo, son los efectos desastrosos sobre los programas de servicios en el país. Lo difícil de la ecuación es lograr excelencia en la gobernanza, saber reducir gastos en renglones no esenciales, lograr aumentos en el fisco sin castigar la clase humilde, mejorar la economía creando nuevas fuentes de empleo y producción en la industria, fase agrícola, servicios y en el comercio. Evitando fisuras, malas decisiones, en el gobierno y echando a un lado la politiquería.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions