Banner
Incontinencia urinaria… existe una innovadora alternativa para nosotras
Escrito por Miguel Velázquez Villanueva MD   
Miércoles 15 de Febrero de 2017 17:24

La incontinencia urinaria femenina se define como la perdida involuntaria de orina.  Esta embarazosa condición se debe a múltiples factores los cuales deben ser evaluados por profesionales con entrenamiento en cirugía pélvica reconstructiva y/o urología femenina.  Se han identificado cinco categorías de incontinencia, cada una con sus respectivas características y causas.

Incontinencia por esfuerzo – pérdida de orina al correr, brincar o toser entre otros.
Incontinencia por urgencia -súbita e incontrolable urgencia de orinar (con o sin perdida de orina)
Incontinencia mixta – más común en la población de tercera edad (combinación de las anteriores).
Incontinencia por sobrellenado – pérdida de orina por distensión exagerada de la vejiga.
Incontinencia funcional – pérdida de orina por problemas neurológicos o impedimentos físicos.

Estas condiciones han adquirido suma importancia durante los últimos veinte años, identificándolas como condición médica seria y problemática de salud pública. A través del mundo se estima que afecta a millones de personas, siendo las mujeres las que sufren el mayor por ciento (85%).

En  Estados Unidos se calcula que aproximadamente 17 millones de mujeres sufren de incontinencia urinaria. El diagnóstico predominante es el de incontinencia por esfuerzo, el cual afecta de un 50-70 % de estas pacientes. Las edades más comunes se sitúan desde los 30-60 años ocupando un 40% de esta población y hasta un 60% en mayores de 60 años.

Factores de riesgos para desarrollar incontinencia:

obesidad
hipertensión
diabetes
partos y/o embarazos
tos crónica (asma, enfisema, alergias)
estreñimiento crónico
cirugía o procedimientos vaginales
histerectomía
ejercicios de alto impacto
factores genéticos (defecto del gen de la matriz del colágeno)
descenso de útero, vagina, vejiga

Consecuencias de incontinencia:


Depresión
retracción social
disfunción sexual
infecciones de orina recurrente
insomnio
daño renal
infecciones vaginales recurrentes y/o ulceras vaginales

Diagnóstico de incontinencia urinaria por esfuerzo conlleva el uso de un exámen físico detallado, especialmente los mecanismos de soporte de las paredes de  la vagina, vejiga y uretra, al igual que un diario urinario detallando los eventos que desataron la pérdida de orina involuntaria.

Además, se utilizan modalidades radiológicas como sonogramas, MRI, CT Scan, y cistogramas para descartar otros factores que puedan influir esta condición. La evaluación específica del funcionamiento de la vejiga se lleva a cabo en la oficina a través de un estudio de llenado y vaciamiento “urodinamia” y cistoscopía.

¿Cómo le decimos adiós a la incontinencia por esfuerzo? Gracias a los avances en la cirugía hemos evolucionado de técnicas invasivas y modestos resultados a técnicas ambulatorias mínimamente invasivas y de un alto por ciento de cura.

Tradicionalmente la cirugía para incontinencia se llevaba a cabo a través de incisiones en la parte baja del abdomen, desde los años 90 se popularizó el uso de hamacas suburetrales para controlar la incontinencia con unos resultados muy efectivos. Esta técnica se ha modificado a una cinta debajo de la uretra sin puntos de anclaje, fuera de la vagina.  Este procedimiento es ambulatorio con anestesia local y sedación.  Los resultados iniciales han sido muy satisfactorios.

Centro Ginecológico y Laparoscopia Avanzada 
(787) 243-0708 y (787) 720-1414

Pronto en Hospital Menonita de Aibonito
787-505-4953 Información para pronta apertura en Aibonito

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions