Banner
Las Pensiones Alimentarias para Menores de Edad
Escrito por Lcda. Lisandra Rodríguez Moreno   
Miércoles 21 de Junio de 2017 20:06

Los padres y madres tienen una obligación de proveerle el sustento a sus hijos menores de edad. Esa obligación le corresponde a ambos padres y cuando éstos se separan, surge el problema de definir cómo se continuará proveyendo la manutención adecuada para esos menores. El concepto de alimentos, según la ley, incluye vivienda, vestimenta, educación, salud, recreación, actividades extracurriculares, y por supuesto, los alimentos.

Los padres que no tienen a sus hijos bajo su custodia, tienen la obligación de contribuir con el sustento de sus hijos menores de edad, y la Ley de Sustento de Menores es la ley que rige los procedimientos para establecer la pensión alimentaria. Esta ley se revisó en el 2014 y se cambió la manera de fijar las pensiones alimentarias. Una persona que desea solicitar que se fije un pensión alimentaria para beneficio de sus hijos, tiene 2 vías para hacerlo: mediante ASUME, que es la agencia administrativa que maneja los procesos de pensiones alimentarias, o mediante una reclamación a través del Tribunal.

Las pensiones alimentarias se fijan tomando en consideración un balance entre las necesidades del menor y la capacidad económica que tiene el padre no custodio. Para lograr este balance, la ley creo unas guías mandatorias para determinar cuál será la pensión alimentaria fijada a un padre no custodio. Estas nuevas guías toman en consideración el ingreso de ambos padres al momento de determinar la pensión.

Para comenzar el proceso, el padre custodio tiene que hacer la solicitud de fijación de pensión alimentaria; el procedimiento es el mismo si hay una pensión fijada y lo que se quiere es solicitar aumento o revisión. Una vez esté presentada la solicitud, ambos padres deben llenar una Planilla de Información Personal y Económica, conocida comúnmente como la PIPE. Este documento es un formulario donde se debe informar los ingresos y los gastos de los padres. El documento debe ser juramentado y se presenta el mismo ante el Tribunal o ASUME, antes de la celebración de la vista.

Para evaluar los ingresos de las partes, se debe informar el ingreso sin deducciones, e informar aparte todas las deducciones que se hacen de su ingreso aparte. La ley establece que deducciones son las que se pueden considerar para establecer su ingreso neto. No todas las deducciones que se le hacen de su cheque son permitidas rebajárselas de su ingreso neto para fijar la pensión alimentaria. La ley dice que el ingreso neto son los ingresos disponibles.

Para determinar la pensión alimentaria, se toma en consideración los ingresos de ambos padres y se hará una proporción de los ingresos. Con las enmiendas del 2014 a la ley, la pensión mínima es de $125 mensuales para un menor, $146 para dos menores y sigue aumentando esa cifra mínima según los menores. Se permite que se impute un salario a una persona que no trabaja, dependiendo las circunstancias, será el salario a imputarse.
La pensión que se fije no puede dejar al padre no custodio con un ingreso neto menor de $615 mensuales. Si ese padre tiene más hijos y pensiones fijadas, hay que entrar en un proceso de prorratear el ingreso neto para garantizarle el mínimo de $615 mensuales. Para lograr esto, hay que consolidar temporeramente los casos para distribuir el ingreso disponible entre los padres custodios.

Como regla general, las pensiones alimentarias pueden ser revisadas cada tres años. Se puede solicitar que se revise antes si existe un cambio sustancial en la capacidad económica de una de las partes. La obligación de pagar pensión alimentaria termina cuando el hijo cumple los 21 años. No obstante, para que se de por terminada la obligación el padre no custodio tiene que solicitar el relevo de pagar dicha pensión. En algunas circunstancias la obligación de continuar pagando pensión alimentaria puede mantenerse si el joven se encuentra estudiando y se dan unos requisitos.

El asunto de fijar una pensión alimentaria es uno de muchos requisitos y hay que evaluar mucha información para lograr una cantidad que sea justa para todas las partes. Es importante que se asesore, si está en un proceso de este tipo, para que tenga toda la información que le aplique a su caso particular. Si conoce alguna persona que esté envuelta en una situación de este tipo, comparta la información.

La información brindada en este artículo, es una orientación general y no debe ser considerada como una consulta legal específica. Para una consulta personalizada, se pueden comunicar a la oficinas del Estudio Legal Rodríguez Moreno, al 787-603-5199, o visite nuestra página de Facebook o web: www.estudiolegal-pr.com.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions