Banner
Resbala El Plebiscito
Escrito por Pablo Centeno Rivera   
Miércoles 19 de Abril de 2017 17:38

Pasados los días de recogimiento  espiritual, por motivos de Semana Santa,  despertamos con la noticia que el Departamento de Justicia de Estados Unidos cambió las reglas del juego político en lo que respecta a la celebración del Plebiscito del 11 de junio de 2017.

Dicen los americanos que se tiene que incluir el actual estatus, Estado Libre Asociado, como una opción y además que necesitan tiempo para estudiar y analizar para revisar cualquier enmienda.  Viéndolo desde afuera y ante los problemas que tiene Estados Unidos con Donald Trump, las relaciones tirantes con Rusia, la guerra en Siria, etc., y los mismos enredos  económicos de Puerto Rico, no es momento apropiado para que nuestra Isla pueda sacar buenos dividendos discutiendo un problema tan neurálgico como el del estatus.

Pero, esa es la estrategia del gobierno en el poder, acomodando las fichas a su favor, sin pensar que el juego de la política es uno de “audacia”, inteligencia y cordura; en la que se mueven una serie de intereses que no tienen amigos.

Percibo, entiendo, que los Estados Unidos están hasta la “coronilla” ante los embates de un presidente, controversial y volátil, por la posibilidad de una guerra con sus archi-rrivales la Unión Soviética.  Súmenle su intervención en Serbia, el asunto de los indocumentados latinos, y el problema económico de las finanzas de Puerto Rico.

De repente, para aumentar los problemas, viene el nuevo gobierno pro estadista del Dr. Ricardo Rosselló a manipular un plebiscito, a todas luces acomodado a favor de sus intereses, para que Estados Unidos se vea en la obligación (si gana la opción de la estadidad) de decidir un sí o no lo acepta.  No hay que ser un estratega político (politólogo) para conocer el pensamiento de los estadounidenses con relación a la posibilidad de un estado compuesto por latinos trigueñitos, que hablan en español y están más pelaos que “chucho”. Es un sentir de los imperios desde los tiempos de Roma.

Estoy consciente que muchos de ustedes aspiran que Puerto Rico se convierta en un Estado de los Estados Unidos, otros prefieren la independencia y los que (como en mi caso) desearían un Estado Libre Asociado como nación que concreta acuerdos con otra nación. Estas tres opciones son las que deben aparecer en el plebiscito según el Secretario de Justicia de Estados Unidos en su carta, del pasado fin de semana, al gobernador Ricardo Rosselló.

Guste o no estas son las reglas del juego impuestas por el gobierno americano.  El problema para el gobierno pro estadista es que todo estaba planificado para el 11 de junio y ahora se entiende que la fecha deberá ser enmendada para más adelante.  Lo que pone en peligro la victoria de la estadidad, en el plebiscito, porque por ahí vienen los aumentos en arbitrios, contribuciones y otros ajustes al bolsillo de los puertorriqueños acordados por el gobernador con la Junta de Control Fiscal.

Lo que significa la posibilidad del deterioro en la imagen del gobierno, importante para los fines de ganar el plebiscito, en vista de que se abre la caja de pandora de los ajustes que deberá ejecutar el gobierno para cumplir con la Junta de Control Fiscal.  A la misma vez la mencionada carta del Departamento de Justicia Federal pone en carrera, inyecta nuevos aires y despierta el avispero en el lado de los estadolibristas.

Sin embargo, no todas las noticias que vienen de Washington son buenas para los seguidores del Estado Libre Asociado.  De acuerdo con la comunicación del Secretario de Justicia Federal, dice la prensa, el ELA mejorado ha sido rechazado anteriormente por el Departamento de Justicia.  Aunque, sigue diciendo, bajo el ELA actual la ciudadanía americana está garantizada por el Congreso. Ojo, esto se pone bueno, son muchos los que ahora estarán haciendo ajustes, buscando acomodo, luego de haber hablado el americano.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions