Banner
Agendas......
Escrito por Lcdo. Orlando Maldonado   
Miércoles 05 de Abril de 2017 15:21

Tomando en consideración la constante incertidumbre que se vive en este país, me aventuro a especular sobre las intenciones que revelan algunos de los componentes del gobierno de turno y la no bien querida Junta Federal de Control Fiscal.

En el Departamento de Educación, por ejemplo, la flamante secretaria tiene en mente eliminar unas 300 escuelas para agosto. Puede que el cierre de esa cantidad de planteles ahorre algún dinero en gastos de energía eléctrica, agua potable, seguridad, mantenimiento, equipo y materiales, pero será a costa del despido de cientos de maestros los cuales tendrán que, como únicas alternativas reales, ingresar en la fila del desempleo, conseguir trabajo en alguna mega tienda o "fast food", convertirse en empresarios (con lo difícil que resulta en este país) o comprar un pasaje de avión.

¿En qué beneficia esta medida al desarrollo económico de Puerto Rico? ¿Cuál es la agenda de la secretaria de educación? Más claro no canta un gallo. Le recuerdo a la susodicha unas palabras muy pertinentes de Italo Calvino, reconocido escritor y periodista de ascendencia italiana, nacido en Cuba: "Un país que destruye la escuela pública no lo hace nunca por dinero, porque falten recursos o su costo sea excesivo. Un país que desmonta la educación, las artes o la cultura, está ya gobernado por aquellos que sólo tienen algo que perder con la difusión del saber."

Pero si alguna agenda es clara es la de la actual administración en contubernio con la Junta Federal de Control Fiscal. En un principio dio la impresión que el gobernador y su equipo darían la batalla ante las imposiciones de la Junta defendiendo los intereses de Puerto Rico, pero a medida que transcurrió el tiempo nos pudimos dar cuenta fácilmente que ambos marchaban en la misma dirección.

El plan fiscal presentado por el gobierno y aceptado por la Junta con algunas condiciones, impone una carga extremadamente pesada sobre los menos afortunados. Para muestra: la aprobación de una reforma laboral que afecta negativamente los derechos de muchos empleados de la empresa privada, el aumento en el costo del marbete, del seguro de ACAA, de los sellos de rentas internas, de las multas de tránsito y de la contribución sobre la propiedad, la reducción de vacaciones a los empleados públicos y la eliminación del bono de navidad, un ajuste de las pensiones mayores de $2,000.00, la eliminación de incentivos contributivos y de los subsidios a los municipios, una reducción millonaria en gastos del sistema de salud y siga sumando.

¿Por qué los miembros de la Junta no le exigen al congreso federal que elimine las leyes de cabotaje? ¿Por qué no le imponen a las grandes cadenas y negocios extranjeros la obligación de mantener sus ingresos en los bancos de Puerto Rico? ¿Por qué no dan la batalla junto al gobierno para atraer inversión a la Isla? Eso no está en los planes de los "verdugos".

Todos los economistas que han revisado el plan fiscal están de acuerdo en que ningún esfuerzo que se haga para enderezar las finanzas públicas acelerarán un mejoramiento de la crisis actual si no se logra un crecimiento económico.

Y en lo que respecta a dicho plan, este dista mucho de incluir medidas dirigidas a la recuperación de la economía, por el contrario, impone más sacrificio a las clases media y baja, a los pensionados, a los que dependen de ayudas gubernamentales y a los estudiantes universitarios. Queda claro que su prioridad son los bonistas.

La agenda del gobierno y la Junta Federal de Control Fiscal está muy bien pintada en la pared: lo único que persigue es castigar y hundir a este pueblo en la pobreza y en la desesperanza. Mientras tanto, los ricos siguen amasando fortuna. ¿De qué lado está el gobierno? ¿Hasta cuándo vamos a permitirlo? Esas son las preguntas.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions