Los derechos de la viuda en la herencia
Escrito por Lcda. Yesenia Centeno   
Miércoles 20 de Julio de 2011 18:57

Cuando una persona fallece son muchas las interrogantes sobre los derechos de la viuda en su herencia. Estas interrogantes se acentúan cuando no existen hijos o existen hijos de varios matrimonios.

El Artículo 761 del Código Civil de Puerto Rico, reconoce la cuota usufructuaria a favor del cónyuge viudo. El usufructo viudal constituye una cuota, en usufructo, igual a la que por legítima corresponda a cada uno de los hijos o descendientes legítimos no mejorados.

Para que tal cosa ocurra, se requiere la existencia de un matrimonio válido. De esta manera, no se puede exigir la cuota viudal si la persona no se había casado con el fallecido.

La legítima del cónyuge viudo tiene su fundamento en la necesidad de proveer para la subsistencia del cónyuge viudo después de la muerte del causante, evitando, de este modo, que quede en el desamparo económico.

Por lo general, el cónyuge viudo obtiene la mitad de los bienes que tenía junto con la persona fallecida. Siempre que estuvieran casados bajo el régimen de la sociedad legal de gananciales y esos bienes fueron adquiridos en el matrimonio.

Por lo tanto, la cuota viudal constituye un por- ciento de la totalidad de la herencia perteneciente al causante. Este por-ciento varía según la edad del cónyuge y los hijos que tenía el causante en uno o varios matrimonios.

Sin embargo, el hogar de la pareja no necesariamente constituye el bien con el que ha de pagarse el usufructo viudal. Más aún, en aquellos casos en que el hogar es el único bien de la herencia, y  el ordenamiento les concede a los demás herederos la facultad a su voluntad de liquidar la cuota viudal mediante pago o transferencia de otros bienes.

Esto implica que el cónyuge viudo queda a merced de la buena voluntad de otros herederos forzosos para conservar el que hasta la fecha ha sido su hogar. De esta manera, la ley provee que el cónyuge viudo pueda solicitar Hogar Seguro de dicha propiedad. Es decir, que los herederos no pueden vender la propiedad hasta que surjan las siguientes condiciones:

1. Ser mayor de 60 años

2. Cuando sea parte de la sucesión del cónyuge supérstite un hijo de menor edad o incapacitado habido por el causante con tercera persona.

3. Cuando la muerte del causante fuese por causa imputada al cónyuge viudo.

4. Cuando el cónyuge viudo contraiga matrimonio con tercera persona.

5. Cuando al momento del deceso del causante estuviese radicada una demanda de divorcio para disolver el matrimonio entre el causante y el cónyuge viudo.