Compré una Propiedad, y ahora qué pasa?
Jueves 20 de Agosto de 2009 20:36

Probablemente, no hay momento más alegre que comprar o financiar una propiedad, pero a la misma vez no hay momento más escalofriante cuando el personal del banco lo llama para realizar el tan famoso cierre. El cierre no es otra cosa que exponer la voluntad de las partes en comprar, vender o refinanciar y plasmarlo en un documento.

Sin embargo, aunque un contrato de compraventa de un inmueble puede realizarse hasta verbalmente, para que tenga fuerza de ley y pueda registrar su derecho es necesario que la voluntad sea plasmada en un documento llamado escritura. Por ley, las personas capacitadas para redactar una escritura y darle el valor que el Estado provee son los notarios.

Los notarios son aquellos profesionales los cuales el Estado le dio la función de redactar y custodiar los documentos públicos. De modo que, los notarios garantizan la seguridad y autenticidad de los documentos públicos.

Es por eso, que cuando va al cierre, por lo general, se encuentra las personas del banco, del notario y las partes para firmar una serie de documentos en donde el notario plasma su sello en el cual da fe de lo allí ocurrido.

Sin embargo, los escalofríos no son producto de la firma de los documentos sino del dinero que costará los mismos. Los costos de un cierre es un por ciento que usted deberá pagar sobre el valor de la transacción realizada.

Las transacciones más comunes son la compraventa, la hipoteca y la cancelación de un pagaré. La escritura de compraventa es el traspaso de una propiedad mediante la entrega de una cantidad monetaria de una parte por la entrega de una propiedad u objeto de la otra.

La escritura de hipoteca es una garantía en la cual usted se compromete a pagar la cantidad de dinero prestada sujeto a la propiedad del bien en cuestión. La escritura de cancelación de pagaré es el instrumento que establece la cancelación de la deuda, y por ende, la liberación de la hipoteca en la cual quedará como propietario pleno del bien inmueble objeto de la misma.

En estos días, se ha hablado de la controversia a partir de la aprobación de la enmienda a la ley de aranceles notariales por el impacto que tiene a la hora de pagar en el cierre del negocio jurídico. Aunque no sólo los honorarios del notario determinan cuánto debe pagar en un cierre, sino que existe otras costas como los cargos de originación del préstamos de los bancos, las comisiones de los agentes de bienes raíces entre otras cosas.

La importancia de la enmienda de esta ley es que permite a los notarios negociar la cuantía de sus honorarios, aspecto que no existía en la antigua enmienda a la ley.

Como hemos dicho anteriormente, el pago de los honorarios del notario depende del por ciento del valor de la transacción plasmada en el documento. Por ejemplo, si el valor del documento es menor de $10,000 dólares, usted debe pagar al notario la cantidad de $150.00. Por otro lado, si el valor de la transacción es mayor de $10,000, pero menor de 5 millones, los honorarios del notario deberán ser no mayor de 1%, pero no menor de .5%, lo cual no será menor de $250.00.

Si el valor excede de los 5 millones, los honorarios será fijados de la misma manera que la anterior, pero será por acuerdo entre las partes los acuerdos por el exceso de los 5 millones.

En el caso de las cancelaciones de hipoteca, los honorarios del notario serán establecidos por las partes, pero nunca la cuantía será menor de .50% del valor del pagaré garantizado por la hipoteca y nunca será menor de $250.00 dólares.

En conclusión, lo más importante en esta clase de procedimientos es estar bien informado, solicitar orientación sobre la cuantía que pagará en un cierre y de dónde proceden los mismos para que no lo tomen de sorpresa.