¿Y la Estadidad?
Escrito por Lcdo. Jorge Manuel Díaz   
Viernes 15 de Octubre de 2010 18:00

Para los puertorriqueños la estadidad es uno de los medios por los cuales podemos dejar de ser vistos como una colonia. A nivel de la Organización de las Naciones Unidas se nos ve como una de las pocas colonias que quedan en el mundo.

A nivel de Latinoamérica los más educados en la política internacional nos compadecen y los menos educados se burlan de nuestra condición política. Me reitero en que nuestro problema de “status” es la base de nuestros males sociales. Los males sociales son la base de la crisis que nos ha correspondido vivir.

No podemos depender de un sistema político tal como el Estado Libre Asociado, el cual no permite que podamos tomar determinaciones nuestras sin la intervención de otros. Necesitamos resolver nuestro problema de “status” por medio de tres posibilidades reales, siendo estas la estadidad, independencia y la república asociada.

Cualquiera de las tres opciones anteriores son favorecidas por el Comité de Descolonización de la O.N.U. Ante los acontecimientos recientes deseo hablar de la posibilidad de la estadidad al día de hoy.

Fuera de las trece colonias, las cuales tenían un propósito de unidad, los estados anexados con posterioridad tenían en común el interés económico y político de los E.U.A. En plena guerra fría con la Unión Soviética, el adquirir a Alaska y Hawai en el aspecto político tenía justificación.

Alaska estaba separada de la Unión Soviética por un estrecho de mar y al ser adquirida inmediatamente fueron habilitadas bases militares y colocados los mejores radares.

En el caso de Hawai, a esta isla se le llamó la llave del Pacífico, esto por su posición estratégica para la defensa y seguridad de los E.U.A en esa parte del mundo. Los últimos dos estados anexados tenían una justificación política y militar, razón por la cual los E.U.A. no lo pensaron dos veces para aceptarlos.

Al día de hoy Puerto Rico no tiene nada que aportar en torno a lo que es el interés estratégico en el Caribe. Tan cierto es lo antes expuesto que se llevaron la Base Ramey, la Roosvelt Road y Fort Buchanan ya no es lo que era. Simplemente bajo la justificación  de posición estratégica militar no llegará la estadidad.

Por otro lado Alaska y Hawai venían con el paquete agrandado de sus recursos naturales, muy especialmente la primera con su petróleo. Ese no es el caso de P.R. Nosotros no tenemos recursos naturales que puedan ser explotados a nivel comercial o que puedan brindar un interés apremiante a los E.U.A. Por el lado de los recursos naturales tampoco llegará la estadidad. Otra situación real es que el Congreso de E.U.A. tendría que ir sobre la aceptación de P.R. como estado y ahí entrarían varios elementos, como por ejemplo el racismo centro-sureño y la teoría del estado demócrata.

Muchos estadounidenses desconocen dónde está localizado P.R. y menos aún que sus residentes tienen ciudadanía americana, pero cuando se les habla que interesan ser estado no se muestran muy contentos que gente que no habla inglés y que son de otra raza pasen a formar parte de los E.U.A.

Los republicanos no apoyan la estadidad para P.R. pensando que hay características y tendencias fuertes hacia el lado demócrata, pero en el descargo de la política partidista con las muelas traseras y en vías de proteger sus colectas para sus campañas dicen que apoyarán la libre determinación.

Además ante la crisis económica por la cual pasa E.U.A., no veo a este país asumiendo de manera adicional responsabilidades económicas adicionales. Esa situación rompe con la estadidad  que se le ha vendido a P.R., la cual ha sido una de recibir más y más beneficios económicos. La realidad es que al día de hoy los E.U.A. no están para dar más y más.

El último golpe “fortuito” a la estadidad fue el operativo federal sobre la policía de P.R. Los que no sabían dónde estaba P.R. ahora lo saben, pero lo saben para mal.

Colóquese usted como un congresista con conocimiento del operativo y que le toca emitir su voto luego de un Plebiscito o una Asamblea Constituyente para determinar si P.R. será un estado de E.U.A. No creo que ese legislador asuma el riesgo de lo que es la realidad de P.R. La estadidad es una opción la cual cerca de un 50% de los puertorriqueños apoyan, pero no está en su mejor momento.